Sendero Mesa Los Indios

  • 6.00 km Nivel ligero medio + 4.20 de sendero Maija Awi total 10.2 km
  • Requiere reservación. Costo en base a tamaño de grupo
  • El acceso solo está permitido con guía certificado.
  • Se requiere ir bien preparado con agua, snacks, bloqueador, gorra o sombrero para senderismo, zapatos especiales para caminata en senderos de montaña y lo que te aconseje el guía certificado.

Descripción del sendero:

Empieza caminando por el sendero Maija Awi, aproximadamente a los 2km encontrarás una desviación hacia el sendero Mesa los Indios. Se tiene una subida pronunciada de aproximados 250 mts a media subida llegarás a una planicie donde encontraras los huaraches o pisadas del gigante, son 5 charcas vernales que en época de lluvia sirven de bebedero para los animales de la zona. Seguirás el sendero hasta llegar al cañón la Pila, aquí el sendero te regresará y seguirás subiendo hacia el área de fósiles donde se han encontrado huesos de animales marinos de que habitaron aquí hace mas de 15 millones de años, durante el periodo mioceno. Después seguirás subiendo hacia Mesa los Indios donde se forma una laguna y llegan las aves migratorias en épocas de lluvia a descansar, aquí los indígenas Kumiai aprovechaban la presencia de grupos de venado bura para cazarlos y alimentarse.

Maija Awi - La serpiente de agua de la sabiduría Kumiai

La leyenda cuenta que la enorme y magnífica Maija Awi nadaba a su antojo por las prístinas aguas peninsulares de Baja California y era ella quien poseía todo el conocimiento del mundo.

Cada cierto tiempo, Maija Awi se acercaba a la costa para alimentarse. Ahí la esperaba con ansiedad los Kumiai para que la gran serpiente les compartiera su sabiduría. Ellos deleitaron a la deidad-reptil con los manjares más deliciosos y le dieron de beber todo lo que quiso. A cambio, los indígenas esperaban recibir el conocimiento del canto y de la danza.

Tras el festín, la Serpiente del Agua engordó y duplicó su enorme tamaño. Sin embargo, su hambre y sed eran insaciables. Exigió más y más alimento. Los Kumiai, temerosos de terminar como un bocado más para su huésped, le llevaron todos los platillos disponibles.

Maija Awi degustó con frenesí todo lo que estaba a su alcance. Tal era su trance que no se percató que su estómago se hinchaba más y más, hasta que su cuerpo no resistió y murió empachada. Así, los indígenas realizaron una fogata a su alrededor y decidieron quemarla junto a unas ramas de salvia.

Y mientras el fuego consumía a la serpiente, sus cenizas se esparcieron entre la comunidad de los Kumiai, quienes adquirieron todos los conocimientos de Maija Awi

– Leyenda Kumiai